Cuesta Blanca

Boletín Informativo Nro. 75


Julio de 2013

 

El sitio del mes: Reserva Ecol√≥gica y recreativa ‚ÄėCuesta Blanca‚Äô¬†

 

La localidad de Cuesta Blanca (Valle de Punilla, C√≥rdoba) est√° incluida dentro de la Reserva H√≠drica Provincial ‚ÄúLos Gigantes‚ÄĚ (creada por Ley Provincial N¬ļ 8941), a la cual la Comuna adhiri√≥ mediante la resoluci√≥n 318/08. A su vez, en el a√Īo 2009 se declar√≥ como Reserva Ecol√≥gica y Recreativa ‚ÄúCuesta Blanca‚ÄĚ, a toda el √°rea p√ļblica correspondiente a las m√°rgenes del r√≠o San Antonio, dentro del ejido comunal. Dicha reserva se cre√≥ con los objetivos de recuperar el bosque serrano nativo, proteger la calidad del agua, evitar la erosi√≥n de los suelos, proteger especies de flora y fauna, y crear un espacio educativo y recreativo. El √°rea es muy utilizada, sobre todo durante el verano, por visitantes de distintas partes del pa√≠s y del mundo, que vienen a disfrutar del r√≠o. Por esta raz√≥n su conservaci√≥n y manejo es un desaf√≠o muy grande. La comuna cuenta con una guardaparque,¬†quien est√° a cargo del manejo y control del √°rea, y con otros trabajadores que participan en diversas tareas de mantenimiento. Adem√°s, varios vecinos voluntarios, algunos miembros de Ecosistemas Argentinos, colaboramos con el cuidado de la Reserva. En la Reserva podemos encontrar parches de bosque serrano en distintas etapas de recuperaci√≥n (luego de disturbios como el fuego, el paso de peatones, el pastoreo intenso que experimentaba en el pasado, el movimiento de suelo por m√°quinas y otros). En el a√Īo 2009, una parte del sitio fue afectado por un incendio, predominando ahora los pastos (por ejemplo la paja brava serrana Jarava pseudoichu) y espinillos (Acacia caven) de tama√Īo m√°s bien peque√Īo, resultantes del rebrote post-fuego. En otros sectores el bosque est√° en un estado m√°s avanzado, y por eso, adem√°s de espinillos podemos encontrar numerosos ejemplares de especies arb√≥reas t√≠picas del bosque serrano maduro, como molle (Lithrea molleoides), algarrobo (Prosopis spp.), guindillo o palo de leche (Sebastiania commersoniana), moradillo (Schinus fasciculatus), tala (Celtis eherembergiana), manzano de campo (Ruprechtia apetala) y otros. En la Reserva tambi√©n crecen gran cantidad de arbustos, como la laga√Īa de perro o barba de chivo (Caesalpinia gilliesii), salvia de la cabra (Lippia junelliana), la bell√≠sima primavera (Collaea argentina), que florece en pleno invierno, dando color a las costas del r√≠o, y muchas otras. Tambi√©n las enredaderas, como la llamativa sacha-huasca (Dolichandra cynanchoides), el tasi (Morrenia spp) o el jazm√≠n serrano (Mandevilla laxa) crecen profusamente, brindando colores y perfumes en la √©poca estival. Proliferan tambi√©n especies de pastos, como la cortadera (Cortaderia selloana) o la paja brava serrana ya mencionada, y yuyos de vistosas flores como las pavonias (Pavonia aurigloba y Pavonia argentina), la gaya (Gaya parviflora), la conocida chinita (Zinnia peruviana) y muchos otros. La Reserva alberga tambi√©n innumerables especies de fauna, incluyendo insectos, aves, mam√≠feros, reptiles y anfibios. En particular durante noches de verano, esta muy diversa fauna se puede percibir a trav√©s de los sonidos. El canto de las chicharras y el croar de los sapos, el mon√≥tono lamento del cresp√≠n, y el extra√Īo ladrido del zorro. Esto es posible porque la localidad tiene una reglamentaci√≥n que favorece el silencio y la tranquilidad, estando prohibida la emisi√≥n de ruidos molestos que puedan perturbar a la fauna.La reserva tiene numerosos problemas, de diversos or√≠genes. Uno de estos problemas es la invasi√≥n de plantas ex√≥ticas como el falso grateus (Pyracantha spp), cotoneaster (Cotoneaster franchetii), olmo (Ulmus pumila), siempreverde (Ligustrum lucidum), ligustr√≠n (Ligustrum sinensis), acacia negra (Gleditsia triacanthos), acacia blanca (Robinia pseudoacacia), para√≠so (Melia azederach), falso cafeto (Manihot grahamii), retama, madreselva y otras plantas le√Īosas. Tambi√©n varias especies de pastos est√°n avanzando en el √°rea, entre ellas el pasto llor√≥n (Eragrostis curvula), que invade las playas, disminuyendo la superficie disponible para actividades recreativas. Otro tipo de problemas se relaciona con la gran afluencia de visitantes, quienes a veces arrojan residuos fuera de los cestos, ocasionalmente hacen fuego y/o acampan en sectores no habilitados, a veces transitan fuera de las sendas autorizadas y en muy pocos casos producen contaminaci√≥n sonora. Tambi√©n existen problemas relacionados con la proximidad al √°rea urbana, como es el vertido de aguas servidas al r√≠o, el dep√≥sito de podas en la zona de Reserva, o la tala y desmonte a peque√Īa escala. Entre las acciones de manejo implementadas podemos mencionar la colocaci√≥n de cestos de basura y carteler√≠a para el visitante, el mejoramiento de las sendas peatonales habilitadas y cierre de sendas no habilitadas, as√≠ como los recorridos peri√≥dicos de la guardaparque y vecinos voluntarios. Estos recorridos se utilizan para juntar residuos de la Reserva, dialogar con los visitantes pidiendo colaboraci√≥n en el cuidado del lugar, y controlar que se acampe y se haga fuego s√≥lo en los sectores habilitados (camping y asadores). Adem√°s, tambi√©n con la colaboraci√≥n de voluntarios, escuelas de la zona y estudiantes de la carrera de biolog√≠a (UNC), se plantan especies nativas y se trabaja en la eliminaci√≥n de algunas especies invasoras (por ejemplo olmos y grateus). La madera y ramas de las especies invasoras extra√≠das se utilizan para tareas de mantenimiento, por ejemplo arreglo de senderos, colocaci√≥n de barreras para anular sendas peatonales no autorizadas, o evitar el tr√°nsito vehicular por antiguos caminos que bajaban hasta el r√≠o.

 

Más información en www.vecinoscuestablanca.blogspot.com.ar y www.cuestablanca.gov.ar

 

© Texto y fotografías: Ana M. Cingolani - Ecosistemas Argentinos