Guanaco

 

Boletín Informativo Nro. 44

Enero de 2010


La especie del mes: Guanaco (Lama guanicoe) Familia Camelidae

 

El guanaco (Lama guanicoe), junto con la vicu√Īa (Vicugna vicugna) y las especies domesticadas Llama y Alpaca, pertenece a la familia Camelidae y representa el m√°s importante herb√≠voro silvestre sudamericano en t√©rminos de su biomasa. Su coloraci√≥n var√≠a desde un marr√≥n claro a oscuro y canela, con un peso aproximado de 90 kg y medidas que pueden variar entre 107 a 215 cent√≠metros de largo y 152 a 215 ¬†de alto, seg√ļn la subespecie. El guanaco es una especie polig√≠nica, cuyos grupos familiares constituyen harenes, formados por hembras (hasta 15) y cr√≠as controlados por un macho adulto territorial. El ciclo reproductivo entero, apareamientos nacimientos y lactancia temprana, coincide con las mejores condiciones ambientales durante y despu√©s de la temporada de lluvias. Tras once meses de gestaci√≥n nace la cr√≠a ‚Äďuna por parto-, llamada ‚Äúchulengo‚ÄĚ, con un peso que var√≠a de ocho a quince kilos, extendi√©ndose el per√≠odo de lactancia unos tres meses. Son animales extremadamente llamativos y vistosos, con sus grandes ojos marrones siempre de alerta ante posibles predadores. Su distribuci√≥n original abarcaba desde la puna cordillerana hasta la Patagonia, siendo una especie de gran plasticidad y adaptabilidad, pudiendo sobrevivir en ambientes con marcadas diferencias en vegetaci√≥n, relieve, clima y actividades humanas. Es un herb√≠voro generalista, con una dieta muy amplia que incluye diversas categor√≠as vegetales (√°rboles, arbustos, graminoideas, gram√≠neas, hierbas, l√≠quenes, epifitas y cact√°ceas). La estructura de su boca resulta peculiarmente √ļtil para cortar los pastos duros y hojas con que se alimenta. Esta caracter√≠stica de cortar los pastos en lugar de arrancarlos hace que las ra√≠ces permanezcan en tierra, las plantas rebroten y adem√°s contin√ļen reteniendo los suelos impidiendo su erosi√≥n. Posee adem√°s almohadillas en la base de sus patas que, a diferencia de las pesu√Īas del ganado dom√©stico, no generan compactaci√≥n de los suelos. Su nombre proviene del idioma quechua (‚ÄúHuanaco‚ÄĚ), y ha sido una especie hist√≥ricamente valorada por las poblaciones humanas, a las que brind√≥ su carne, cuero, y pelo para la producci√≥n de textiles. Lamentablemente sus poblaciones han sido reducidas dr√°sticamente producto de la cacer√≠a intensiva y alteraci√≥n del h√°bitat principalmente, lo que ha llevado a su poblaci√≥n de cerca 30 millones de individuos antes de la conquista espa√Īola hasta menos de 700.000, y una retracci√≥n del 60% en su √°rea de distribuci√≥n original. Actualmente se lleva a cabo en el Parque Nacional Quebrada del Condorito, en las sierras centrales de C√≥rdoba, un proyecto para la reintroducci√≥n del guanaco. Se espera, a partir de la recuperaci√≥n para el ecosistema de este gran herb√≠voro nativo, que la poblaci√≥n de guanacos ayude al ¬†control de las especies vegetales que se vuelven dominantes (con la consecuente reducci√≥n de la biodiversidad asociada), sin los efectos negativos en la erosi√≥n de los suelos y reducci√≥n de los bosques de altura provocado durante d√©cadas por el ganado. ¬†

© Texto: Fernando Barri - Ecosistemas Argentinos. Fotografía: Martín Lepez.