Inamb√ļes

 

Boletín Informativo Nro. 38

Junio de 2009

 

La especie del mes:  Eudromia elegans magnistriata (Olrog1959) (Familia: Tinamidae)

Los "Inamb√ļes" son evolutivamente muy cercanos a las formas ancestrales de aves, formando un grupo denominado Paleognatas, o aves de paladar primitivo, es decir que aparecieron antes en el curso de la evoluci√≥n, respecto a la gran mayor√≠a de las aves vivientes (Neognatas). El √°rea de distribuci√≥n de las aproximadamente 47 especies de tin√†midos es exclusivamente Americana, desde M√©xico hasta la Patagonia, ocupando una gran variedad de h√°bitats (pastizales, sabanas, zonas de ba√Īados, selvas, montes xer√≥filos y campos cultivados). En Argentina se han descripto unas 16 especies distribuidas en los g√©neros: Crypturellus, Tinamus, Rhynchotus, Nothoprocta, Nothura, Eudromia y Tinamotis (Taoniscus requiere confirmaci√≥n para la provincia de Misiones). Se las denominan vulgarmente como martinetas, copetonas, keus, inambues, macucos, o simplemente perdices. Esta √ļltima denominaci√≥n fue efectuada por los primeros colonizadores espa√Īoles que llegaron a estas tierras, ante una evidente semejanza externa con las gallin√°ceas del viejo mundo (perdices verdaderas) por ellos conocidas, a√ļn sin existir por ese entonces la noci√≥n actual de convergencia evolutiva paralela.¬†

¬†¬† ¬† ¬†El g√©nero Eudromia incluye a dos especies que se distribuyen en distintos ambientes ubicados en: Argentina, Bolivia, Chile y Paraguay. Se trata de la Martineta com√ļn (Eudromia elegans Saint-Hilaire, 1832), y de la Martineta chaque√Īa ( Eudromia formosa Lillo, 1905). Son aves terr√≠colas y buenas caminadoras (raramente vuelan y solo lo hacen ante un peligro inminente; prefieren ocultarse), con cabeza peque√Īa, pico corto y grueso, copete notable, cuello largo y patas cortas. La identificaci√≥n del sexo sobre la base de los caracteres externos es dificultosa, dado que no presentan un dimorfismo sexual evidente. Deambulan entre matorrales en grupos, normalmente reducidos en n√ļmero. Se pueden identificar sus huellas, observando que solo marcan tres dedos con las patas, a diferencia de otros inamb√Ļes. Se alimentan de semillas, flores, frutos, bulbos e insectos en general, incluso de peque√Īos roedores. La hembra pone huevos de color verde brillante, que son incubados por el macho (generalmente entre octubre y marzo).¬†

 

Son muy apreciadas por su carne y valor cineg√©tico. Nores cita para C√≥rdoba dos subespecies de la Martineta com√ļn: Eudromia elegans numida Banks 1977, en bosques de la mitad sur de la provincia, aunque √©sta es se√Īalada como rara y probablemente extinguida en C√≥rdoba, y Eudromia elegans magnistriata Olrog 1959, con distribuci√≥n en bosques y sabanas de llanura y bajo serranos del norte y de la mitad oeste de la provincia (llegando hasta Tucum√°n). Esta especie ha sufrido una disminuci√≥n importante de sus poblaciones, debido a la caza furtiva, los incendios y fundamentalmente a la supresi√≥n o alteraci√≥n del h√°bitat. Nuevos estudios ser√≠an necesarios para obtener datos m√°s precisos y actualizados. A diferencia de sus cong√©neres patag√≥nicas que sobreviven en la estepa o sabana, esta Martineta cordobesa es m√°s dependiente de la existencia de matorrales y bosques xer√≥filos preferentemente en buen estado. Por ello su destino est√° inexorablemente atado al devenir de nuestros logros en materia de conservaci√≥n y recuperaci√≥n de los bosques nativos. No es un dato menor que la mayor parte de la distribuci√≥n de las especies del genero Eudromia se encuentre en nuestro pa√≠s, ya que ello acarrea un enorme privilegio, aunque hoy parad√≥jicamente imbricado con una seria responsabilidad √©tica, la de evitar que se pierda una de las estanter√≠as mas antiguas de nuestra biblioteca natural.

© Texto : Gustavo Serrano- Fotografías: David Alvarez - Agustín Zarco - Ecosistemas Argentinos