Líquen

 

Boletín Informativo Nro. 37
Mayo de 2009
 
 
La especie del mes: Ramalina celastri (Spreng.) Krog & Swinscow
 
 
Los líquenes son hongos que crecen en asociación simbiótica con algas. Los primeros brindan protección, agua y sales minerales a las algas, las cuales proveen de compuestos orgánicos a los hongos. De esta manera, estos organismos en simbiosis pudieron colonizar diferentes hábitats que por separado hubiera sido imposible.
Ramalina celastri posee un talo fruticuloso cuya longitud va desde unos pocos cent√≠metros hasta 20 o m√°s. Se reproduce a trav√©s de esporas que produce el hongo en unas estructuras especiales llamadas apotecios. Es un l√≠quen muy abundante en todo el centro y norte del pa√≠s y crece principalmente sobre ramas de √°rboles y arbustos, aunque es com√ļn encontrar postes cubiertos por talos de Ramalina. ¬†
Si bien es f√°cil observar talos de Ramalina en sitios bien iluminados, en las ciudades solo es posible encontrarlos en plazas o parques y con marcados signos de deterioro. Este liquen se ve fuertemente afectado por la contaminaci√≥n atmosf√©rica y es visiblemente da√Īado o bien desaparece en las ciudades. A diferencia de las plantas, los l√≠quenes no poseen cut√≠cula y por lo tanto pueden absorber todos los componentes del aire, incluido los contaminantes, sin restricciones. Algunos qu√≠micos y sus derivados emitidos por la combusti√≥n de los autom√≥viles, industrias o el uso de agroqu√≠micos en zonas rurales, se acumulan en el liquen y lo da√Īan hasta que desaparece.¬†
Esta propiedad de los líquenes los hace buenos indicadores de la calidad del aire de un determinado lugar. En general los líquenes fruticosos son los primeros en desaparecer ante signos de contaminación atmosférica, entre ellos, Ramalina celastri. 
 
 
© Texto y Fotografía:  Juan Manuel Rodriguez   - Ecosistemas Argentinos